Comunicando

Cada vez que intentaba hablar con ella, escuchaba la misma voz mecánica: perdona, ¿qué me decías?

17 palabras

8 comentarios:

  1. Un placer visitar tu blog. Veo que compartimos el gusto por lo breve. Este me ha encantado. Un saludo.

    Francesc Barberá

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Francesc:
      Gracias por tus palabras. Sí, es algo que no te comenté, pero a la vista está que no soy de extenerme... :o)
      Un abrazo.

      Eliminar
  2. Perdona Belén ...¿qué me decías? ...¡ah! ¡sí! que has pasado por mi blog y te has unido al club. Muchas gracias.

    La entrada del fin de semana es un relato de 3 hojitas (género que no acostumbro a colgar ahí, es el primero) que tiene voz para facilitar la lectura.

    Este tuyo es breve e intenso. La voz mecánica supongo que es un ¿contestador? ... Un besote y gracias por pasarte por mis palabras y las vuestras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, a veces nos pasa eso de estar con la mente en otro sitio, o "comuncicando" de manera simbólica... :o) Somos así.

      Me uní a tu "club", aunque por falta de tiempo suelo participar poco... Pero estaré pendiente :o)

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. ¡Mira que resulta desagradable!
    Un microrrelato muy desagradable, sí señor.

    Me gusta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jajaja, sí, la verdad que agradable agradable no es... :o)

      Gracias, Petra. Un abrazo.

      Eliminar