¿Tienes hora?

Temía equivocarse de persona porque sólo se conocían por foto, pero allí estaba la prueba irrefutable: aquel espantoso reloj naranja.
 
 
22 palabras

Calma


Solían abrazarse después de la tempestad de sus encuentros, hasta que un día, sin saber la razón, dejaron de hacerlo. 
De espaldas el uno al otro, la calma dejó de ser lo que era. 
Y la tempestad, también.

39 palabras

Niño interior

¿Ése soy yo? Preguntó el anciano, al no reconocer su imagen en el espejo. Claro, papá, le respondió absurdamente una mujer demasiado mayor para ser su hija.

29 palabras

7 vidas


Envidiosos, los gatos iban por libre, independientes de aquellos seres capaces de empezar de nuevo cada día.

19 palabras

Descanse en paz


Ochenta y seis años, cinco meses y tres días después de su muerte, su nombre fue pronunciado por última vez.

23 palabras

Alquimia

La mutación ocurrió de repente, afirmaron ambos, aunque muchos opinaban que eso era imposible; nadie podía saberlo. Lo único cierto es que ya no se reconocían el uno al otro.

31 palabras

Comenzando de cero

Olvidémoslo todo, le propuso, y así lo hicieron. Desde entonces viven sin saber que existen, mientras el destino trabaja a destajo rediseñando todo de nuevo.

28 palabras


Comunicando

Cada vez que intentaba hablar con ella, escuchaba la misma voz mecánica: perdona, ¿qué me decías?

17 palabras

e-Vida

La mitad de su tiempo transcurría frente a una pantalla.

La otra parte, estaba en construcción.

17 palabras

Geografía humana

Después de atravesar infinidad de territorios, las vidas de ambos terminaron confluyendo en una sola.

17 palabras

Así es

Nadie entendía que ambos estuvieran juntos, ni siquiera ellos mismos. 


Sin embargo, así era.


16 palabras


Estado de alerta

Con el tiempo, se acostumbró a la existencia de la alarma, esas cuatro letras claras e inconfundibles que la reclamaban con urgencia desde cualquier lugar: mamá.

29 palabras